• 1

    La prótesis de pene en el tratamiento de la disfunción eréctil

    Actas Urológicas Españolas 2006;30(2): 159-169

    ATIENZA MERINO G

    Actas Urológicas Españolas 2006;30(2): 159-169

    Tipo artículo: Artículo

    Resumen del Autor: La disfunción eréctil es una patología que, con diferentes grados de intensidad, afecta a cerca del 20% de los varones adultos españoles. Su tratamiento se realiza habitualmente de forma escalonada, reservándose las prótesis de pene para cuando han fracasado otros tratamientos previos. El objetivo de este trabajo es evaluar, de acuerdo al estado de conocimiento actual, la efectividad y seguridad de las prótesis de pene en el tratamiento de la disfunción eréctil. Para ello se seleccionaron 52 artículos, observándose porcentajes de supervivencia protésica a los 5 años del 78-91% y siendo las complicaciones quirúrgicas del 3-8%. Los fallos mecánicos y la infección fueron menores en las prótesis semirrígidas que en las hinchables, obteniéndose altos niveles de satisfacción postoperatoria, tanto entre los pacientes como en sus parejas, mayores incluso que con el resto de tratamientos disponibles en la actualidad. La implantación de una prótesis de pene debe reservarse para la disfunción eréctil de carácter orgánico en la que hayan fracasado otros tratamientos previos, debiendo valorarse la relación riesgo/beneficio e informando al paciente de los resultados que se esperan conseguir y de las posibles complicaciones que puedan surgir. La mayor preocupación de nuestra sociedad con respecto a la función eréctil, unido a la disponibilidad de fármacos eficaces frente a su disfunción, hace previsible un aumento en la demanda de implantación de prótesis de pene en los próximos años, en aquellos pacientes altamente motivados, pero refractarios a los tratamientos menos invasivos.

    Notas:

     

    Palabras clave:

    ID MEDES: 19760



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.