• 1

    Trastornos de personalidad y esquizofrenia: ¿comorbilidad o artificio diagnóstico?

    Psiquiatría Biológica 2005;12(6): 225-231

    medes_medicina en español

    FRANCO M, ALCALÁ V, MOJARRO M, CAMACHO M, CASAS N, GINER J

    Psiquiatría Biológica 2005;12(6): 225-231

    Tipo artículo:

    Resumen del Autor: Objetivo: Las publicaciones sobre la comorbilidad de los trastornos de personalidad con otras entidades clínicas han proliferado en los últimos años y se ha señalado la alta frecuencia de su presentación. Se ha argumentado que dicha comorbilidad no es real, sino un artificio de los actuales sistemas diagnósticos. La comorbilidad de trastornos de personalidad y esquizofrenia no es una excepción, aunque su frecuencia es menor que en el caso de otros trastornos mentales. Los problemas metodológicos que esta comorbilidad plantea son complejos y ponen en cuestión los fundamentos de los actuales sistemas diagnósticos. El objetivo de este trabajo es plantear las debilidades de estos sistemas diagnósticos, tomando como referencia la aparente comorbilidad de los trastornos de personalidad y la esquizofrenia. Material y método: Se estudia a una población de 60 sujetos diagnosticados de esquizofrenia, siguiendo los criterios de la décima edición de la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-10). Mediante el instrumento diagnóstico confeccionado por el grupo SECOR, se valoran los criterios diagnósticos de trastornos de personalidad (LIDTP) y los criterios diagnósticos para la esquizofrenia (LIDESQ). Resultados: El 91,6% de los pacientes cumplía criterios para, al menos, 1 trastorno de personalidad, y el 41,7%, entre 3 y 9. Los trastornos más comórbidos eran los pertenecientes al grupo A (esquizotípico, esquizoide y paranoide), como era de esperar. Sin embargo, es sorprendente que un 31,7% de los pacientes esquizofrénicos cumpliese criterios para el trastorno de personalidad ansioso-evitativo y un 26,7% para el de inestabilidad emocional, tipo impulsivo. Conclusiones: La alta comorbilidad de esquizofrenia y trastornos de personalidad es un artificio de los actuales sistemas diagnósticos, que se debe revisar al menos en 3 aspectos: la jerarquización diagnóstica, el solapamiento de los síntomas y la redefinición de los criterios sobre los que se establece el diagnóstico de trastorno de personalidad.

    Notas:

     

    Palabras clave:

    ID MEDES: 18962



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.