• 1

    Atención al paciente agitado, violento o psicótico en urgencias: un protocolo pendiente para una patología en aumento

    Anales de Pediatría 2005;63(6): 526-536

    medes_medicina en español

    JIMÉNEZ BUSSELO M, ARAGÓ DOMINGO J, NUÑO BALLESTEROS A, LOÑO CAPOTE J, OCHANDO PERALES G

    Anales de Pediatría 2005;63(6): 526-536

    Tipo artículo:

    Resumen del Autor: El paciente con extrema agitación, delirio, comportamiento violento o psicosis aguda es un problema de evaluación frecuente en la sala de urgencias de un hospital general. En cambio, en los servicios de urgencias pediátricas, la tradicional infrecuencia de este tipo de cuadros puede conducir a un cierto grado de imprevisión e ineficiencia en la atención inicial a estos casos. El actual incremento conocido de la patología de origen psicosocial en las urgencias pediátricas, las nuevas terapias medicamentosas de los procesos psicóticos juveniles y, más en particular su incumplimiento, así como la aproximación más temprana de nuestros jóvenes al consumo de sustancias adictivas, cada vez más variadas, nos enfrentan a un aumento en la frecuencia y la diversidad de este tipo de crisis. El tratamiento de la agitación, agresión y/o violencia empieza con el tratamiento exitoso del episodio agudo, seguido por estrategias destinadas a reducir la intensidad y frecuencia de los episodios subsiguientes. La clave para la seguridad es intervenir precozmente con objeto de prevenir la progresión de la agitación a agresión y violencia. Por eso, las medidas urgentes, destinadas a inhibir la agitación, deben ser adoptadas sin demora por el personal que atiende primero al paciente, y que suele ser en las unidades de urgencias. Los pacientes en crisis de agitación psicomotriz (CAPM) pueden requerir medidas urgentes de contención física y/o química, para asegurar su propia integridad, la seguridad de sus cuidadores sanitarios, prevenir secuelas clínicas graves y permitir su evaluación clínica para determinar la etiología. Pero los riesgos derivados de las medidas de contención deben conocerse y ser sopesados frente a los beneficios en cada caso. El propósito de este artículo es exponer la actuación urgente que se debe seguir ante un niño con CAPM, intentando definir las distintas situaciones etiológicas y los criterios de elección de medicamentos para el control químico en cada una de ellas, así como advertir de las complicaciones asociadas a los agentes medicamentosos que emplear y de la conveniencia, por tanto, de que los profesionales se familiaricen con las distintas opciones farmacológicas.

    Notas:

     

    Palabras clave:

    ID MEDES: 18850



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.