• 1

    Grupos sanguíneos y enfermedad

    Medicina Clínica 2005;125(10): 382-388

    medes_medicina en español

    JOSÉ GONZÁLEZ-ORDÓÑEZ A

    Medicina Clínica 2005;125(10): 382-388

    Tipo artículo:

    Resumen del Autor: La membrana eritrocitaria sirvió como modelo general para el conocimiento de la membrana plasmática. Algunas de sus estructuras son antígenos pertenecientes a los sistemas de grupos sanguíneos y están siendo caracterizadas molecular y funcionalmente como receptores, transportadores o enzimas, incluso como puertas de entrada para patógenos. Así, el Plasmodium vivax (causante de la malaria) requiere la glucoproteína Duffy para penetrar en el interior de los hematíes humanos, y el antígeno principal del sistema P (P1) es también el receptor para el acceso del parvovirus B19. Estos antígenos no siempre se limitan a los glóbulos rojos, sino que pueden influir en diversos tejidos, el plasma o las secreciones con importantes relaciones patogénicas. Ciertas cepas agresivas de Eschirichia coli precisan antígeno P1 para anclarse al epitelio urinario, el antígeno Lewis(b) es el receptor de Helicobacter pylori en la mucosa gástrica, el anti-B de los sujetos con los grupos sanguíneos O y A podría ayudarles a combatir las bacteriemias por E. coli, el grupo Lewis condiciona las concentraciones séricas de CA-19.9 y el efecto protector de la leche materna. Sin embargo, la principal influencia sería la hipocoagulabilidad observada en la población de grupo O (valores inferiores de factor VIII) asociada con una prevalencia menor de enfermedades tromboembólicas.

    Notas:

     

    Palabras clave:

    ID MEDES: 18044



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.