• 1

    Déficit de vitamina D en el adulto: clínica, diagnóstico y tratamiento

    Endocrinología y Nutrición 2005;52(5): 215-223

    medes_medicina en español

    MARAZUELA M

    Endocrinología y Nutrición 2005;52(5): 215-223

    Tipo artículo:

    Resumen del Autor: Para mantener un esqueleto sano y mineralizado es de importancia crítica tener una fuente adecuada de vitamina D, que puede conseguirse mediante la exposición solar o la dieta. Estudios recientes han observado un aumento de la prevalencia del déficit de vitamina D que se ha extendido a distintos grupos de edad y diferentes regiones, y ha alcanzado proporciones epidémicas. Se han identificado distintos factores de riesgo para su desarrollo, entre los que destaca la exposición solar inadecuada. Se ha demostrado, recientemente, que la ingesta de calcio es importante en el desarrollo del déficit de vitamina D, ya que puede aumentar el metabolismo de la vitamina D y agravar el cuadro. La vitamina D tiene un papel bien conocido en el mantenimiento de la homeostasis del calcio y la salud ósea. Su déficit provoca hiperparatiroidismo secundario, recambio óseo acelerado, pérdida de hueso y/o alteraciones de la mineralización que conducen a un cuadro de osteoporosis o, bien si se trata de un déficit de larga duración y gravedad, a un cuadro de osteomalacia. Asimismo, estudios recientes han demostrado la importancia de la vitamina D en la función neuromuscular, y su déficit se ha relacionado con alteraciones funcionales y riesgo de caídas en ancianos. También se ha relacionado con la vitamina D la inhibición de la proliferación celular y la inmunomodulación y su déficit crónico se ha asociado con determinados tumores. Es complejo establecer criterios estrictos de déficit de vitamina D, ya que no existe un claro consenso sobre los valores normales del parámetro que se utiliza para valoración de los valores de vitamina D: la 25-hidroxi-vitamina D. Así, se propugna no utilizar el límite por debajo del que aparece osteomalacia clínica como punto de referencia, sino definir como el valor normal por debajo del que se empiezan a producir alteraciones en el metabolismo óseo. La prevención del déficit es posible mediante la exposición a luz ultravioleta, la fortificación de los alimentos y la utilización de suplementos. Los suplementos de vitamina D producen un descenso de concentraciones de la parathormona, disminuyen el remodelamiento óseo, aumentan la densidad mineral ósea y son capaces de disminuir el riesgo de fracturas.

    Notas:

     

    Palabras clave:

    ID MEDES: 17062



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.