• 1

    Recomendaciones CEVIHP/SEIP/AEP/PNS respecto al tratamiento antirretroviral en niños y adolescentes infectados por el VIH

    Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica 2005;23(5): 279-312

    medes_medicina en español

    RAMOS JT, DE JOSÉ MI, FORTUNY C, MELLADO MJ, MUÑOZ-FERNÁNDEZ MÁ, BECEIRO J, BERTRÁN JM, CALVO C, CHAMORRO L, CIRIA L, GUILLÉN S, GONZÁLEZ-MONTERO R, GONZÁLEZ-TOMÉ MI, GURBINDO MD, MARTÍN-FONTELOS P, MARTÍNEZ-PÉREZ J, MORENO D, MUÑOZ-ALMAGRO MC, MUR A, OTERO C, ROJO P, RUBIO B, SAAVEDRA J, POLO R, NAVARRO ML

    Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica 2005;23(5): 279-312

    Tipo artículo:

    Resumen del Autor: Objetivo. Efectuar una puesta al día de las recomendaciones sobre tratamiento antirretroviral (TAR) en niños y adolescentes infectados por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH). Métodos. Estas recomendaciones se han consensuado por un comité del Plan Nacional sobre el Sida (PNS) y la Asociación Española de Pediatría (AEP). Para ello se han revisado los resultados de farmacocinética, eficacia y seguridad de los estudios recientes pediátricos. Se han definido tres niveles de evidencia según la procedencia de datos: nivel A, estudios aleatorizados y controlados; nivel B, estudios de cohortes o de caso-control, y nivel C, estudios descriptivos y opinión de expertos. Resultados. La decisión de inicio del TAR debe ser individualizada y discutida con la familia, con información del riesgo de progresión según la edad, CD4 y la carga viral, de las complicaciones asociadas al TAR y la dificultad de adherencia. Existe una tendencia más conservadora para iniciar el TAR y para continuación con pautas simplificadas y de menor toxicidad. El objetivo del TAR es la máxima y más duradera supresión de la replicación viral, lo que no siempre es posible, aun existiendo una mejoría inmunológica y clínica. Son de elección combinaciones de al menos tres fármacos, en infección aguda y crónica. Deben incluirse inhibidores de la transcriptasa inversa, dos análogos de nucleósidos (ITIAN) más uno no nucleósidos (ITINN) o 2 ITIAN más un inhibidor de la proteasa (IP). Se recomienda iniciar el TAR en pacientes sintomáticos, y salvo excepciones, en el primer año de vida. A partir del año, en niños asintomáticos el inicio de TAR se basará en los CD4, sobre todo porcentaje, variable con la edad. Las opciones terapéuticas en caso de fracaso del TAR son limitadas por selección de resistencias cruzadas. Se debe identificar la causa del fracaso. Ocasionalmente existe progresión inmunológica y/o clínica, y está indicado un cambio terapéutico, con al menos dos fármacos nuevos o activos para elevar los CD4 a niveles de menor riesgo. Se debe realizar una monitorización regular de adherencia y toxicidad. También se discuten aspectos de profilaxis postexposición y de coinfección con el virus de la hepatitis C (VHS) y hepatitis B (VHB). Conclusiones. En pediatría existe un mayor nivel de evidencia respecto al efecto del TAR en la evolución de la enfermedad y su toxicidad, lo que ha conducido a una actitud más conservadora, y a terapias más individualizadas. La sintomatología y los CD4 son los determinantes fundamentales para el inicio o cambio de TAR.

    Notas:

     

    Palabras clave:

    ID MEDES: 17013



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.