• 1

    Revisión de los principales test clínicos para evaluar la visión del color

    Archivos de la Sociedad Española de Oftalmología 2019;94(1): 25-32

    medes_medicina en español

    FANLO ZARAZAGA A, GUTIÉRREZ VÁSQUEZ J, PUEYO ROYO V

    Archivos de la Sociedad Española de Oftalmología 2019;94(1): 25-32

    Tipo artículo: Revisión

    Resumen del Autor: Introducción Las deficiencias congénitas en la visión del color afectan a un 8% de la población masculina y a un 0,5% de la femenina. El estudio de la visión del color es un proceso complejo debido a diversos factores: la propia psicofísica de la visión y la dificultad de establecer modelos matemáticos para su análisis, la vaga correlación de los resultados entre unos test y otros y la influencia de factores externos como la iluminación, la condición de los test o la experiencia del examinador y del paciente. En el presente documento se realiza una revisión simplificada de los principales test disponibles en la práctica clínica para evaluar la visión del color. Material y métodos Tras realizar una filtrada revisión preliminar de la bibliografía relacionada con el estudio de la visión del color en el motor de búsqueda PubMed, se determinaron los test mayormente utilizados en la práctica clínica. Se realizó una interpretación atendiendo a su frecuencia de uso y el propósito para el que eran utilizados. A continuación, se procedió con un estudio bibliográfico de cada test en particular, atendiendo al diseño de los estímulos presentados, su población diana y su sensibilidad y especificidad. Resultados De las 95 publicaciones que mostró el buscador PubMed, en 41 de ellas los investigadores utilizaron test de colores en su metodología. De los 64 test de color utilizados, 19 eran diferentes (contando como distintos los test adaptados por grupos de investigación, 4, y aquellos realizados online, 2). El orden de empleo de los test es el siguiente: test de Ishihara (10,88%), Farnsworth-Munsell (7,04%), Farnsworth-Munsell 100 Hue (6,4%), Cambridge Colour Test (3,84%), Hardy-Rand-Rittler (3,2%), test propios desarrollados por los grupos (2,56%), el anomaloscopio (1,28%), los test online (1,28%) y, finalmente, Colour Assessment and Diagnosis (0,64%), Pflüger Trident Colour Plates (0,64%), Toothguide Training Box (0,64%), Lanthony Desaturated D-15 (0,64%), City University Test (0,64%), Universal Colour Discrimination Test (0,64%) y Rabin Cone Contrast Test (0,64%). Conclusiones El gold standard en cuanto a la evaluación de la visión del color es el anomaloscopio, instrumento incompatible con la práctica clínica diaria. Su manejo es relativamente complicado, exige disponibilidad de tiempo para su aplicación y es difícilmente comprensible por población infantil. Sin embargo, es posible alcanzar una fiel aproximación mediante la combinación de algunos de los test enumerados en este artículo. Los test expuestos son una buena alternativa para determinar la presencia de discromatopsias en ambientes cercanos a la práctica clínica diaria o en entornos menos controlados que un estudio clínico. El inconveniente principal del amplio elenco de test disponibles para el estudio de la visión del color es la dificultad para comparar los resultados entre test, ya que los datos publicados suelen tener unidades distintas, requiriendo experiencia para su correcta interpretación. En la actualidad, no existe unanimidad sobre qué test de color resulta ser el más completo; es recomendable utilizar al menos 2 para asegurar los diagnósticos y tener una información más completa sobre la percepción visual de los pacientes.

    Notas:

     

    Palabras clave: Agudeza visual, Color , Diagnóstico, Discromía, Oftalmología, Percepción de color , Revisión

    ID MEDES: 143058 DOI: 10.1016/j.oftal.2018.08.006 *



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.