• 1

    Intubación, Sedación y adaptación a la ventilación mecánica

    Anales de Pediatría 2003;59(5): 462-490

    ROSELLÓ MILLET P, MUÑÓZ BONET JI

    Anales de Pediatría 2003;59(5): 462-490

    Tipo artículo: Artículo

    Resumen del Autor: La intubación traqueal consiste en la colocación de un tubo en la tráquea, bien a través de la boca (intubación orotraqueal) o de la nariz (intubación nasotraqueal). Aunque el mantenimiento de una vía aérea permeable y una adecuada ventilación no es sinónimo de intubación, ésta asegura y protege la vía aérea al tiempo que proporciona un sistema cerrado de ventilación. Aunque la intubación es un procedimiento bastante seguro en el paciente estable y adecuadamente oxigenado, no es una técnica exenta de complicaciones graves. Por este motivo, debe ser considerada siempre una técnica de riesgo, sobre todo en el paciente crítico. Además, dado que la anatomía de la vía aérea en el niño es diferente según la edad, la técnica de intubación presenta importantes variaciones, que deben ser tenidas en cuenta. Por todo ello, a pesar de la naturaleza urgente de la patología de la vía respiratoria en niños, la colocación de un tubo endotraqueal debe ser abordada de forma organizada y juiciosa para evitar traumatismos de la vía aérea y deterioro de la situación clínica del paciente. De este modo, siempre que las circunstancias lo permitan, la intubación debe prepararse cuidadosamente, valorando las circunstancias que puedan dificultarla como: motivo de la intubación, posibles malformaciones de la vía aérea, riesgo de aspiración, situación hemodinámica, respiratoria y neurológica. Esta valoración permitirá decidir la técnica de intubación más apropiada.

    Notas: Series. Ventilación mécanica en Pediatría (IV)

     

    Palabras clave: Hipnóticos y sedantes, Intubación intratraqueal, Niños, Ventilación mecánica

    ID MEDES: 14230



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.