• 1

    Infiltración del espacio epidural con corticoides para el tratamiento del dolor lumbar por vía transforaminal e interlaminar

    Dolor. Investigación Clínica & Terapéutica 2018;33(4): 181-187

    medes_medicina en español

    NEBREDA CLAVO CL, ORDUÑA VALLS J, OJEDA NIÑO A

    Dolor. Investigación Clínica & Terapéutica 2018;33(4): 181-187

    Tipo artículo: Revisión

    Resumen del Autor: La inyección de corticoides en el espacio epidural es una práctica habitual en el tratamiento del dolor radicular de miembros superiores e inferiores desde que en 1953 Lievre, et al.1 hicieran su primer uso para este fin. El primer reporte de la administración de corticoides epidurales para el tratamiento de esta enfermedad lo hicieron A. Robechi y R. Capra en 1952. Los abordajes más utilizados han sido el interlaminar y el transforaminal. El objetivo es depositar el fármaco escogido en el espacio epidural más cercano a las estructuras anatómicas afectadas, como la médula espinal, las raíces nerviosas espinales y el ganglio de la raíz dorsal. A lo largo de estos años, se han emitido diversas notificaciones de lesiones sobre el sistema nervioso central (SNC) relacionadas con el uso de la vía transforaminal para la infiltración epidural con corticoides. En abril del 2014, la Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration [FDA]) de EE.UU. emitió un anuncio de seguridad para advertir sobre los problemas neurológicos graves, pero poco frecuentes, que pueden surgir tras una inyección epidural de corticoides para aliviar el dolor, creando una controversia a nivel mundial.

    Notas:

     

    Palabras clave: Analgesia epidural, Ciática, Corticoides, Dolor, Espacio epidural, Medicina interna, Radiculopatía, Revisión

    ID MEDES: 141764



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.