• 1

    El eje microbiota-intestino-cerebro y sus grandes proyecciones

    Revista de Neurología 2019;68(3): 111-117

    medes_medicina en español

    GÓMEZ EGUÍLAZ M, RAMÓN TRAPERO JL, PÉREZ MARTÍNEZ L, BLANCO JR

    Revista de Neurología 2019;68(3): 111-117

    Tipo artículo: Revisión

    Resumen del Autor: Introducción. Se denomina microbiota al conjunto de millones de microorganismos que conviven de manera simbiótica en nuestro organismo. Este conjunto bacteriano, que se localiza principalmente en el tracto digestivo, se distribuye a lo largo de los diferentes órganos en función de las propiedades químicas. Los factores que influyen en su composición son múltiples (dieta, hábitos individuales, fármacos). La microbiota colabora en varias funciones, como pueden ser el metabolismo o la inmunidad. Desarrollo. En los últimos años se ha puesto de relieve el papel bidireccional de la microbiota del tracto digestivo y del sistema nervioso central, es el denominado eje intestino-cerebro. En lo que a este eje se refiere, se cree que la ‘comunicación’ se produce a través de tres vías: el nervio vago, la vía sistémica (mediante la liberación de hormonas, metabolitos y neurotransmisores) y el sistema inmune (por la acción de las citocinas). Conclusiones. Aunque aún quedan muchas incógnitas por esclarecer, este eje se postula como una posible base patógena para numerosos trastornos neurológicos de gran impacto sanitario, como la enfermedad de Alzheimer, la enfermedad de Parkinson o la esclerosis múltiple. En el momento actual se están llevando a cabo estudios que intentan evaluar el impacto de los probióticos sobre algunas de estas enfermedades neurológicas.

    Notas:

     

    Palabras clave: Alimentos probióticos, Cerebro, Enfermedad de Alzheimer, Enfermedad de Parkinson, Epilepsia, Esclerosis múltiple, Microbiota intestinal, Neurología, Revisión

    ID MEDES: 141724 DOI: 10.33588/rn.6803.2018223 *



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.