• 1

    Disfunción eréctil en pacientes con dolor crónico tratados con opioides

    Medicina Clínica 2017;149(2): 49-54

    medes_medicina en español

    AJO R, SEGURA Á, INDA M, MARGARIT C, BALLESTER P, MARTINEZ E, FERRÁNDEZ G, SÁNCHEZ-BARBIE Á, PEIRÓ AM

    Medicina Clínica 2017;149(2): 49-54

    Tipo artículo: Artículo

    Resumen del Autor: Introducción y objetivo El dolor crónico asocia comorbilidades que condicionan la calidad de vida de los pacientes y que afectan, entre otros, a su esfera sexual. Dentro de los efectos secundarios de los analgésicos opioides destaca la disfunción eréctil (DE) debida en parte a la inhibición del eje gonadal-hipofisario-hipotalámico y al descenso de los niveles de testosterona. Evaluar la DE y la efectividad de su tratamiento en varones con dolor crónico tratados a largo plazo con opioides es el objetivo. Material y métodos Estudio observacional prospectivo de 3 años de duración, donde se evalúa la intensidad del dolor (escala visual analógica, 0-10 cm), función eréctil (IIEF-FE, rango 1-30 puntos), calidad de vida (EVA-EQ, 0-100 mm), calidad de vida sexual (mSLQ-QOL, 0-100 puntos), ansiedad/depresión (HAD, 0-21 puntos) y niveles de testosterona en pacientes que refirieron disfunción sexual (De y/o disminución de la libido). Se realizó un seguimiento de 6 meses, a cada paciente incluido, tras el tratamiento habitual en la Unidad de Andrología, valorando su respuesta con la escala de Impresión Clínica Global del Cambio (ICG-C). El estudio fue aprobado por el Comité Ético de Investigación Clínica y los datos fueron analizados estadísticamente con GraphPad Prism 5. Resultados Se encontró una prevalencia de DE en el 27,6% (n = 105; 57 ± 12,2 años; dosis media equivalente de morfina de 107,1 ± 107,9 mg/día; 84,3% fármacos coadyuvantes). Un 42% presentó mejoría significativa a los 6 meses tras ser tratados con iPDE5 (48,5%) y/o con testosterona en gel (81,8%), con resolución de la DE en el 31% (p = 0,000). Se observó una correlación positiva entre el IIEF y una mejora significativa de su calidad de vida sexual (55,5 ± 25,7 puntos; p = 0,000) y de su ansiedad (7,4 ± 4,3 puntos; p = 0,048). No se observaron cambios significativos en los niveles de testosterona, en la intensidad del dolor o calidad de vida, que se mantuvieron moderados. Conclusiones La función eréctil y la calidad de vida sexual en pacientes tratados crónicamente con opioides mejoran, junto con la ansiedad, tras su tratamiento andrológico. El abordaje de los pacientes con dolor debe incluir la historia clínica sexual por el importante impacto emocional que supone para el paciente, por el impacto sobre su calidad de vida global y por su buena respuesta clínica al tratamiento interdisciplinar.

    Notas:

     

    Palabras clave: Medicina interna

    ID MEDES: 122383 [En proceso] DOI: 10.1016/j.medcli.2016.12.038 *



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.