• 1

    Visualización de las 4 líneas-3 espacios para cribado de espina bífida abierta en primer trimestre

    Clínica e Investigación en Ginecología y Obstetricia 2016;43(3): 98-103

    medes_medicina en español

    ARENAS RAMÍREZ J, OTERO CHOUZA MT, DUPLÁ PARUGUES B, NORIEGA GARCÍA M, FERNÁNDEZ CASTRO C, GARCÍA GALARRAGA G, PARA MARGUELLO E

    Clínica e Investigación en Ginecología y Obstetricia 2016;43(3): 98-103

    Tipo artículo: Artículo

    Resumen del Autor: Objetivo Determinar si es factible visualizar marcadores de espina bífida abierta (EBA) en el primer trimestre, de forma sencilla, rápida y sin utilizar biometrías. Realizar biometría de diferentes estructuras en el cerebro posterior, determinando su evolución según la edad gestacional. Material y métodos Estudio prospectivo de 362 gestantes. De febrero a diciembre de 2013. Con 11-13 +6 semanas (LCR: 45-84 mm). Exploración vaginal y abdominal. Plano sagital medio, dorso posterior, visualizándose los marcadores de referencia para la medida de la translucencia nucal (TN). Observación de 4 líneas ecogénicas paralelas en el cerebro posterior: 1.ª) Borde posterior hueso esfenoidal. 2.ª) Borde posterior tronco encéfalo-anterior IV ventrículo. 3.ª) Plexos coroideos IV ventrículo. 4.ª) Hueso occipital. Estas líneas delimitan 3 espacios econegativos de similar ecogenicidad: 1.°) Tronco encéfalo. 2.°) IV ventrículo. 3.°) Cisterna magna, obteniendo sus biometrías y ratio tronco encéfalo/tronco encéfalo-hueso occipital. Resultados LCR medio 64,65 (rango: 46,97-84). Fue posible obtener plano sagital medio y visualizar 4 líneas-3 espacios y biometría en el 98,6%. Las biometrías son concordantes con la bibliografía, aumentan con la edad gestacional y son de espesor decreciente. El ratio se mantiene constante. Ningún feto, valorado en la ecografía de la semana 20 o al nacimiento, tenía EBA. Confirmamos la utilidad de obtener esta vista tras cerrar el estudio, en un caso en que identificamos solo 3 líneas-2 espacios y ello nos impulsó a dirigir nuestra atención hacia el raquis y diagnosticar una EBA a nivel lumbosacro. Conclusiones Se precisan estudios, pero proponemos integrar la simple visualización de 4 líneas-3 espacios como cribado rutinario de EBA. Si es anormal o dudosa, procederían biometrías y examen cráneo-raquídeo más minucioso, sin olvidar la opción de una ecografía intermedia.

    Notas:

     

    Palabras clave: Cribado, Defectos del tubo neuronal, Diagnóstico, Diagnóstico por imagen, Diagnóstico prenatal, Ginecología, Obstetricia, Ultrasonografía

    ID MEDES: 112369 DOI: 10.1016/j.gine.2014.12.015 *



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.