• 1

    Detección precoz y estabilidad en el diagnóstico en los trastornos del espectro autista [XVIII Curso Internacional de Actualización en Neuropediatría y Neuropsicología Infantil]

    Revista de Neurología 2016;62(Supl.1): 15-S20

    medes_medicina en español

    CANAL-BEDIA R, MAGÁN-MAGANTO M, BEJARANO-MARTÍN A, DE PABLOS-DE LA MORENA A, BUENO-CARRERA G, MANSO-DE DIOS S, MARTÍN-CILLEROS MV

    Revista de Neurología 2016;62(Supl.1): 15-S20

    Tipo artículo: Congreso

    Resumen del Autor: Introducción. La intervención temprana en los niños con un trastorno del espectro autista (TEA) depende de una detección precoz y fiable. Aunque de manera general se habla de un diagnóstico estable, se ha evidenciado la necesidad de profundizar más en los factores que influyen en dicha estabilidad. Pacientes y métodos. Los participantes de la muestra fueron 142 menores con TEA (118 varones y 24 mujeres), con una mediana de 33 meses y un recorrido intercuartílico de 12 en la primera evaluación, y con una mediana de 47 meses y un recorrido intercuartílico de 29 en el seguimiento. Los diagnósticos se realizaron con las siguientes pruebas: escala Merrill-Palmer revisada, escala de Leiter revisada, escala de inteligencia de Wechsler para preescolar y primaria III y escala de inteligencia de Wechsler para niños revisada y IV; además de la escala Vineland y la escala de observación diagnóstica del autismo genérica (ADOS-G), basándose el diagnóstico clínico en los criterios diagnósticos del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, cuarta edición, texto revisado (DSM-IV-TR), y quinta edición (DSM-5). Para la evaluación de la estabilidad diagnóstica, se realizaron tablas de contingencia para las valoraciones del diagnóstico en función del juicio clínico y los resultados de la ADOS-G. Resultados. El diagnóstico clínico basado en los criterios del DSM-IV-TR, el DSM-5 y el juicio clínico se mantiene estable a través del tiempo en un 96% de los casos. Si se valora la estabilidad diagnóstica teniendo en cuenta los resultados del ADOS-G (n = 30), el 87% de los casos mantiene el diagnóstico. El ANOVA muestra diferencias estadísticamente significativas para las medidas del factor intrasujeto del cociente intelectual y la edad social global, pero no para el diagnóstico. Conclusiones. La estabilidad diagnóstica se beneficia de un uso informado del criterio clínico y de la participación de un equipo multidisciplinar.

    Notas:

     

    Palabras clave: Comunidad Valenciana, Congresos, Diagnóstico, Diagnóstico precoz, Neurología, Trastorno autístico

    ID MEDES: 108442



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.