• 1

    Enfermedades relacionadas con la infección por Helicobacter pylori [Jornada de Actualización en Gastroenterología Aplicada]

    Gastroenterología y Hepatología 2015;38(Supl.1): 39-48

    GISBERT JP

    Gastroenterología y Hepatología 2015;38(Supl.1): 39-48

    Tipo artículo: Congreso

    Resumen del Autor: A continuación se resumen las principales conclusiones derivadas de las comunicaciones presentadas este año (2015) en la Digestive Disease Week relacionadas con la infección por Helicobacter pylori. A pesar de la innegable disminución generalizada en la prevalencia de infección por H. pylori , los países en vías de desarrollo continúan teniendo una relevante tasa de infección. La prevalencia de resistencias a la claritromicina, al metronidazol y a las quinolonas es notablemente alta en la mayoría de los países, y continúa en aumento. Aunque la erradicación de H. pylori reduce la incidencia de adenocarcinoma gástrico, no evita completamente su aparición; la presencia de lesiones preneoplásicas ?atrofia y metaplasia intestinales? se asocia con un mayor riesgo de desarrollar esta neoplasia, a pesar de la erradicación de H. pylori . El empleo de métodos diagnósticos moleculares (reacción en cadena de la polimerasa) a partir de una muestra fecal podría permitir evaluar la susceptibilidad antibiótica de H. pylori de forma no invasiva. La eficacia del tratamiento triple estándar es claramente insuficiente y continúa en descenso. La eficacia de la terapia secuencial en estudios recientes es inferior a la descrita inicialmente, por lo que actualmente este tratamiento no puede recomendarse en la práctica clínica. La terapia concomitante es más eficaz y más sencilla que la secuencial. En los pacientes alérgicos a la penicilina, una terapia cuádruple con bismuto es de elección en nuestro medio. Tras el fracaso de la terapia triple estándar, un tratamiento de segunda línea con levofloxacino es eficaz y, además, es más sencillo y mejor tolerado que la cuádruple terapia con bismuto. Un tratamiento cuádruple con un inhibidor de la bomba de protones, bismuto, levofloxacino y amoxicilina constituye una terapia de segunda línea eficaz (? 90% curación), simple y segura tras el fracaso erradicador del tratamiento triple o cuádruple sin bismuto (secuencial o concomitante). Las quinolonas de nueva generación, como el moxifloxacino o el sitafloxacino, podrían ser útiles como integrantes del tratamiento erradicador de rescate de segunda o tercera línea. Incluso tras el fracaso de 3 tratamientos erradicadores, una cuarta terapia de rescate empírica (con rifabutina) puede ser efectiva. El manejo de la infección por H. pylori por los gastroenterólogos europeos es muy heterogéneo, y las tasas de erradicación obtenidas por estos son, en general, inaceptables. Por otra parte, hay una clara disociación entre las recomendaciones incluidas en los documentos de consenso y la práctica clínica en atención primaria. La incidencia de reinfección por H. pylori es muy baja en las regiones más desarrolladas, pero considerablemente elevada en los países en vías de desarrollo.

    Notas:

     

    Palabras clave: Congresos, Gastroenterología, Helicobacter pylori, Hepatología, Sociedades científicas

    ID MEDES: 105053 DOI: 10.1016/S0210-5705(15)30018-2 *



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.