• 1

    Utilidad del Quantiferon-TB Gold in Tube ® en el cribado de la infección latente tuberculosa en personal sanitario

    Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica 2015;33(8): 525-531

    medes_medicina en español

    MARTÍNEZ-LACASA X, FONT R, GONZÁLEZ S, SALLENT S, JAEN A, LITE J, CUCHI E

    Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica 2015;33(8): 525-531

    Tipo artículo: Artículo

    Resumen del Autor: Introducción : El personal sanitario se considera un colectivo de riesgo por estar más expuesto a la enfermedad tuberculosa. La prueba de la tuberculina (PT) presenta el inconveniente del alto número de falsos positivos, sobre todo en pacientes vacunados con BCG. En los últimos años las técnicas denominadas IGRAS parecen mejorar estos inconvenientes, si bien plantean otros dilemas. Nuestro objetivo es analizar la concordancia de ambos test y realizar un estudio de coste-beneficio de las posibles estrategias diagnósticas. Material y métodos : Entre enero de 2010 y octubre de 2011 se estudió todo el personal sanitario del Hospital Universitari Mútua Terrassa de nueva incorporación y aquellos que tenían su revisión laboral. También se estudiaron trabajadores que habían sido contactos de pacientes ingresados con tuberculosis, sin aislamiento inicial. En todos los casos se realizó la PT y paralelamente un Quantiferon-TB Gold in Tube ® (QF-G-IT) en sangre. Se consideró positiva una PT ? 10 mm y un QF-G-IT >; 0,35 IU/ml. Se descartó enfermedad tuberculosa en todos los profesionales mediante radiología de tórax. Se hizo un estudio de coste beneficio de 3 estrategias posibles de estudio de la infección latente tuberculosa (ILT). Resultados : Se estudiaron 226 profesionales sanitarios, con una media de edad de 30,65 ± 16 años. Cuarenta y cuatro (19,4%) presentaban vacuna con BCG, y en 8 (3,5%) se desconocía. La PT fue positiva en 33 (14,6%) casos y el QF-G-IT en 17 (7,5%). En 15 casos ambos valores de la PT y del QF-G-IT fueron positivos y coincidentes. En 18 (8%) profesionales la PT fue positiva, con un valor de QF-G-IT negativo. La concordancia entre ambas pruebas fue del 91%, con un kappa de 0,55. En vacunados, la concordancia fue del 70,5%, con un kappa de 0,33, mientras que en no vacunados fue del 98,9%, con un kappa de 0,65. La estrategia de cribado de la ILT más económica fue la basada en la PT, pero seguida muy de cerca por la estrategia basada en la PT con reconfirmación de los positivos con QF-G-IT, que fue la que mostró un mejor coste-beneficio ya que reduce profilaxis innecesarias. Conclusiones : El QF-G-IT parece ser una técnica adecuada en la detección de la ILT y permite detectar los falsos positivos de la PT debidos a la vacuna con BCG. En este colectivo el QF-G-IT podría ser la prueba idónea para detectar a los realmente infectados y evitar así quimioprofilaxis innecesarias. La estrategia que mostró ser más coste-beneficio fue la basada en la PT con reconfirmación de los casos positivos mediante QF-G-IT.

    Notas:

     

    Palabras clave: Costos y análisis de costos, Cribado, Enfermedades infecciosas, Evaluación de procedimientos y técnicas médicas, Microbiología, Mycobacterium tuberculosis, Procedimientos y técnicas diagnósticos, Profesional sanitario, QuantiFERON, Tuberculosis

    ID MEDES: 104541 DOI: 10.1016/j.eimc.2014.11.006 *



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.