• 1

    Neurotoxinas con actividad anticolinesterásica y su posible uso como agentes de guerra

    Medicina Clínica 2003;121(13): 511-517

    PITA R, ANADÓN A, MARTÍNEZ-LARRAÑAGA MªR

    Medicina Clínica 2003;121(13): 511-517

    Tipo artículo: Revisión

    Resumen del Autor: La anatoxina-a(s), el onchidal y las fasciculinas son neurotoxinas con actividad anticolinesterásica que dan lugar a intoxicaciones con síndromes colinérgicos, muy parecidos a los que presentan las intoxicaciones por insecticidas organofosforados y por agentes neurotóxicos de guerra. Estas neurotoxinas anticolinesterásicas, al igual que el resto de las toxinas, presentan inconvenientes para su posible utilización como armas de destrucción masiva, debido fundamentalmente a su difícil producción en grandes cantidades y su diseminación en forma de aerosol con partículas de diámetro aerodinámico adecuado. Sin embargo, su elevada toxicidad, la dificultad de su detección mediante detectores comerciales portátiles de agentes químicos de guerra y de tóxicos industriales químicos, así como la ineficacia de las oximas utilizadas en el tratamiento antidótico de la intoxicación podrían hacerlos atractivos para su uso en operaciones militares o en atentados terroristas. Por estos motivos sería necesario su control a través de tratados internacionales con medidas reales de verificación de cumplimiento, como es el caso de la Convención para la Prohibición de Armas Químicas.

    Notas:

     

    Palabras clave: Agentes para guerra química, Bioterrorismo

    ID MEDES: 10435



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.