• 1

    Bursitis: análisis clínico de 52 casos

    Revista Española de Reumatología 2003;30(6): 326-331

    ROMÁN IVORRA JA, FERNÁNDEZ CARBALLIDO C, ALEGRE SANCHO JJ, GARCÍA LLORENTE F, CHALMETA VERDEJO I, ALCAÑIZ ESCANDELL C, ABAD FRANCH L, RIUS PERIS JM

    Revista Española de Reumatología 2003;30(6): 326-331

    Tipo artículo: Artículo

    Resumen del Autor: Estudio retrospectivo longitudinal que evalúa las características clínicas de los pacientes diagnosticados de bursitis durante un año en una sección de reumatología de un hospital terciario, comparándolos con resultados previos de la bibliografía. Se incluyó a 52 pacientes, diagnosticados todos de bursitis según criterios clínicos y ecográficos. De ellos, 19 pacientes (36,5%) presentaban bursitis superficial, y 33 (63,5%) bursitis profunda. La mayoría de las bursitis superficiales ocurrieron en varones (84,2%), con una media de 49,2 años de edad. En cambio, las bursitis profundas se dieron predominantemente en mujeres (78,8%) con una edad media de 53,8 años. Entre los factores predisponentes para las bursitis superficiales encontramos diferentes profesiones (albañil, fontanero, carpintero y ama de casa), frente a las profundas, en que los pacientes eran predominantemente sedentarios (el 100% de las bursitis glúteas). Las radiografías simples fueron normales, excepto en un 18,8% de las bursitis superficiales, en las que se observó un aumento de partes blandas. El diagnóstico clínico fue confirmado ecográficamente en todos los casos. Se obtuvo líquido de las bursas en 17 de las bursitis superficiales (89,4%), y en todos ellos se practicó examen en fresco y cultivo. En ningún caso se observaron cristales. El cultivo fue positivo en 8 pacientes (47%), y Staphylococcus aureus fue el germen aislado con más frecuencia (75%). Otros microorganismos aislados fueron: Streptoccus piogenes y Staphylococcus epidermidis. Sólo en cinco (15,1%) de las bursitis profundas se obtuvo líquido bursal: el cultivo fue negativo en todos los casos, detectándose la presencia de cristales de hidroxiapatita en un caso. El tratamiento más empleado en las bursitis superficiales consistió en la administración de antibióticos (89,5%); en cambio, en las bursitis profundas, predominó el uso de la infiltración local de esteroides (57,5%). Conclusiones: Las diferencias etiológicas encontradas entre las bursitis superficiales y las profundas pueden ser de utilidad a la hora de escoger el tratamiento correcto desde el inicio.

    Notas:

     

    Palabras clave: Bursitis, Enfermedades infecciosas, Estudios retrospectivos, Staphylococcus aureus, Staphylococcus epidermidis, Streptococcus pyogenes

    ID MEDES: 10256



    * RECUERDE. Al pulsar el enlace “Texto completo”, usted abandonará el entorno MEDES. En ese caso, la web a la que desea acceder no es propiedad de Fundación Lilly y, por tanto, ésta no se responsabiliza de los contenidos, informaciones o servicios presentes en ella, ni de la política de privacidad que aplique el sitio web de un tercero.